EL DRAGÓN DE SIETE CABEZAS

El dragón de siete cabezas, muy frecuente en el Bordado Popular Serrano, aparece también en la Biblia y en los “Beatos” medievales influenciados por los grupos de mozárabes, cristianos de la península que vivían o habían vivido bajo la dominación musulmana o en su proximidad en la Edad Media.

La bestia a la que se refiere el profeta Daniel representa los “siete reyes”, o grandes imperios que se suceden unos a otros a lo largo del tiempo lineal de la humanidad. Representa también un sistema de gobernanza compuesto por más de una tribu o entidad de diferente origen en un proceso de llegar a ser perfecto y pleno.

Forma parte del grupo de criaturas imaginarias, fabulosas, misteriosas o legendarias que aparecen en diferentes paños del Bordado Serrano, denominaciones que se dan a distintos seres presentes en la mitología de diferentes civilizaciones de la antigüedad, recogidas también en leyendas y objetos tradicionales de la cultura popular.

La aparición de estos animales mitológicos es un testimonio de su influencia cultural procedente de las mitologías origen griego, persa y del próximo oriente donde fueron ya representadas en la antigüedad y posteriormente reproducidas por la cultura bizantina, del Egipto copto y del arte primitivo hispánico, enriquecidos sin duda por la aportación mozárabe

Algunas bestias mitológicas se caracterizan por reunir diferentes atributos animales representando simbólicamente la combinación de las cualidades de dos o varias especies animales.

Los restos arqueológicos ilustran la tesis de que un gran número de criaturas legendarias fueron imaginadas por vez primera en los valles mesopotámicos entre los ríos Tigris y Éufrates, difundiéndose luego tanto en Oriente como Occidente.