LA SERPIENTE

El signo de la babosa o serpiente es muy frecuente en la iconografía desde antiguas culturas.

La cobra sagrada era el animal protector de los faraones y por eso se colocaba en su tocado en actitud vigilante. En Grecia, las serpientes se asociaban a la divinidad y simbolizaban tanto fertilidad como protección hacia la muerte como símbolo de curación de la enfermedad (Esculapio), símbolo que aún hoy en día asociamos a la medicina y farmacia.

En Roma, las serpientes eran protectoras del hogar, de la familia y los animales domésticos. Aseguraban la fertilidad, la felicidad y la salud de los hogares.

En la tradición cristiana sin embargo tiene connotaciones negativas al asociarse con la tentación al mal, y la expulsión de Adán y Eva del Paraíso Terrenal.