EL LEÓN

El león, como todo el resto de los animales representados en el Bordado Popular Serrano, aparece la mayoría de las veces con dos características que llevan a los estudiosos a cierta controversia sobre su significado: en su interior una figura, frecuentemente un corazón o una trucha y a la altura de la garganta una franja que la corta.

Algunos autores han querido ver en la franja del cuello la representación de la muerte del animal como una influencia del mundo árabe donde estaba prohibida por la religión Islámica la representación de animales vivos. El corazón u otra figura interna apunta a un simbolismo contrario al anterior.

En la cerámica íbera de Azaila aparecen aves con franjas en el cuello y con vanos decorados en el lugar del corazón, por lo que podemos aventurar que esta manifestación simbólica puede tener raíces hispanas anteriores a la llegada del mundo árabe.