EL CIERVO BELEGUÍN

Desde las pinturas rupestres hasta las culturas orientales y occidentales, el ser humano ha representado al ciervo como símbolo relacionado con el Árbol de la Vida atribuyéndole un significado de inocencia, fuerza y belleza.

Los “Beleguines” son en la Sierra los hombres que expresan un comportamiento de inquietud como los ciervos en época de celo. En La Nava y El Cabaco cuentan cómo a los ciervos rampantes del Bordado, que se supone están en época de celo o “berrea”, los llamaban “beleguines”.