ORIGENES

Muchos de los grandes paños que configuraban el ajuar doméstico, como colchas o delanteras de cama, se dividían en cuadros bordados con motivos de gran tamaño. Esto se debía a que las grandes colchas de cama precisan de la unión de tres rollos diferentes de lienzo para lo que se utilizaban randas (costuras simples) o laboriosas piezas intercaladas (entredós) en deshilado o ganchillo.

Sin poder determinar con certeza sus orígenes, sí somos capaces de hablar de una unidad en su elaboración material: el ataurique vegetal que sigue centrando los animales, lotos palmetas, tulipanes, los elementos zoomorfos con collarín, la profusión de puntos que dividen los elementos, el eje de simetría, el estilo a la morisca que rezuma al verlo, y la ausencia de la figura humana y de motivos geométricos.

SIMBOLISMO

Poco se conoce del significado simbólico de los motivos del bordado serrano. Sin embargo, es posible establecer un origen temático en la cultura egipcia, asiria o íbera, origen al que se sumarían influencias renacentistas posteriores.

Es así como, perdido hoy el significado de esta multitud de seres y animales, éstos se bordan por amor de la composición heredada, entretejida por el capricho decorativo de las bordadoras y de una posible intención que realmente se desconoce.

Sin embargo, algunos elementos que forman parte del dibujo tienen una significación clara: en el interior de los animales suele aparecer un corazón símbolo de vida y, a la altura de la garganta, una franja que separa cuerpo de cabeza que representa la muerte del animal, influencia claramente mudéjar. En algunas ocasiones aparecen en un mismo animal collar y corazón, lo que refleja la pérdida del simbolismo que tuvieron estos elementos siglos atrás por las normas culturales imperantes.

A diferencia de otros tipos de bordados populares, este bordado es de difícil aprendizaje debido a su gran cantidad de diferentes puntos y motivos, y la enseñanza ha de hacerse siempre con el antiguo método de aprendizaje de toda artesanía: el método del aprendiz, con escuela, ya que difícilmente puede ser autodidacta.